regresar

El cuerpo en modo invierno y posfiestas

Fecha de publicación: 16/01/2017

Ponte Buzo

Esa sensación de que necesitas comer más cuando hace frío o después de las fiestas de fin de año no es producto de tu imaginación, sino de una necesidad física.

En primera, porque durante el invierno, al haber menos sol, obtienes menos vitamina D y segregas menos serotonina (hormona del ‘humor’), pero el cuerpo requiere una dosis más alta de energía para trabajar y regular su temperatura.

En segunda, porque tu cuerpo se acostumbró a las dosis de alimentos ingeridas durante las celebraciones en horarios irregulares o distintos a los habituales.

¿Qué hacer?

  • Retoma el orden en tus horarios y comidas balanceadas. Entre más pronto, mejor te sentirás.
  • Usa la información contenida en el Etiquetado Frontal Nutrimental para llevar la cuenta de cada nutrimento ingerido durante el día.
  • Recuerda: una alimentación balanceada tiene que ver con una mayor consciencia de qué, cómo y cuánto comes a diario.
  • Toma agua: suena obvio, pero durante el invierno puede darte menos sed; sin embargo, tu cuerpo necesita líquidos.
  • ¡Muévete! La actividad física no solo tiene que ir a un gimnasio o realizar un deporte; también implica todos los ‘pequeños’ movimientos de tu cuerpo durante el día, como caminar después de comer.